Tottenham vs Southampton.Codere. momios. 5 febrero 2020

La FA Cup volverá a la actividad este miércoles en Londres. El Tottenham recibirá al Southampton por el replay de la cuarta ronda del torneo. Los locales tendrán que sellar una llave que dejaron escapar durante el partido en el St. Mary’s Stadium, justo al filo de conseguir el resultado. Sin embargo, tendrán en frente a un rival mejorado que alcanzó a reaccionar en casa y buscará traer abajo a los capitalinos de cara a una posible salida prematura de la justa. Tanto los primeros 90 minutos de esta eliminatoria como sus cruces recientes han estado marcados por definiciones muy ajustadas y detalles finos que definieron el curso de los compromisos. La hora de la verdad entre José Mourinho y Ralph Hasenhüttl no será la excepción.

Pocas chances, mucho suspenso

En el primer asalto, los Spurs consiguieron dominar de forma clara y por momentos al Soton. No obstante, con mucha verticalidad de por medio e intercambios de golpe recurrentes, los de White Hart Lane dieron el golpe inicial y se fueron arriba en el marcador. Heung-min Son adelantó a la causa blanquiazul con un soberbio gol que, hasta muy entrada la parte final, parecía haber sentenciado todo. Pero los Saints alcanzaron a reaccionar por medio de Sofiane Boufal y Danny Ings, quienes combinaron con éxito y batieron a Hugo Lloris. El portugués y el austriaco no se hicieron daño entonces. El gran golpe lo dieron los rojiblancos el 1 de enero en liga, cuando superaron a su rival de por la mínima en casa.

¿Cómo llegan los equipos al compromiso?

El conjunto londinense traerá un boost anímico de altísimo nivel después del último fin de semana. Los Lilywhites dieron un golpe de autoridad en el Tottenham Hotspur Stadium tras recibir al Manchester City. The Special One sacó tres puntos de oro en la carrera por puestos europeos con el 2-0 cosechado ante los skyblues, que perdieron sin jugar mal y sufrieron de la más alta eficiencia; los dos goles llegaron en tres remates totales. Por su parte, la escuadra de Staplewood vio cómo sus sensaciones se esfumaron ante un inabarcable Liverpool que los aplastó 4-0 y, pese a la cantidad de peligro en contra, salió sin preocuparse.