La jornada 21 de la Ligue 1 terminará este domingo en la Francia Alta. El Lille recibirá al Paris Saint-Germain en un partido de viva rivalidad. Ambos conjuntos saldrán a buscar la victoria en el Stade Pierre-Mauroy, pero sin la misma obligación. Los locales tendrán que llevarse el encuentro para evitar que los puestos de competiciones europeas se les despeguen de manera importante. En frente, los visitantes no sentirán la presión, aunque vencer será la misión y la prioridad ante el escrutinio constante de su junta directiva y aficionados.

A salir del bache en casa

Los dirigidos por Christophe Galtier no han tenido un arranque de año positivo. Tan solo comenzar el 2020, cayeron en ocasiones consecutivas; una de ellas fue el duro 5-1 propinado por el Mónaco -entrenado entonces por Leonardo Jardim-. La otra llegó en un ríspido cotejo en el que el Dijon logró sacar la mínima diferencia. Previo a ello, habían acumulado tres triunfos al hilo (0-1 vs Lyon) y dos más como anfitriones, cuando doblegaron 1-0 al Brest y 2-1 al Montpellier. Aunque el equipo ha sufrido en fechas recientes, el estandarte será Victor Osimhen. El nigeriano es el máximo anotador del plantel con 10 tantos en 19 apariciones.

Un partido jugado desde la experiencia

Por su parte, los capitalinos estarán deseosos de prolongar su invicto. Los comandados por Thomas Tuchel no han caído en los últimos ocho encuentros de liga. Es decir, han puntuado en cada juego desde que el Dijon los superara por 2-1 en esa ruta e, incluso, completaron una seguidilla de 10 compromisos sin perder entre las copas nacionales y la primera división. Sin embargo, se acercarán a este choque con muchos recuerdos complicados del pasado, donde fueron exhibidos con un 5-1 que evidenció que a los rojiazules no se les traerá más nada.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.