La jornada 21 de la Serie A continuará este domingo en el Giuseppe Meazza. El Inter recibirá al Cagliari, una de las grandes revelaciones del torneo sin tener espacio para fallar. Los locales ya quemaron los cartuchos que tenían disponibles en la carrera por el Scudetto y han caído del liderato. Encima, comienzan a sentir la presión desde la tercera plaza y ya no contarán con margen de error. En frente, tendrán a un rival que buscará levantar la cabeza de una vez por todas, ya que los visitantes han tenido un pésimo bimestre.

Nuevas piezas, mismo objetivo

Los nerazzurri han completado un mercado invernal que ha reforzado bien la plantilla y abrazado mejor la idea del entrenador. Las llegadas de Victor Moses y Ashley Young abonarán a la profundidad que busca siempre Antonio Conte con su 3-5-2. Además, la inminente llegada de Christian Eriksen aportará nuevos elementos para potenciar a la dupla Lukaku-Martínez, quienes han producido 27 de los 41 goles totales que tienen en lo que va de campeonato. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para evitar la caída a cuatro puntos de la Juve (47 y 51 respectivamente), ya que cosecharon tres empates y dos victorias en los cinco juegos más recientes. Allí, destacaron los 1-1 con la Atalanta y el Lecce.

El bache de los rossoblú

Por su parte, la escuadra rossoblú ha caído dramáticamente desde la cuarta posición que ocupaba hace unas semanas. Rolando Maran se ha enfrentado con tres rivales directos dentro del top 10 y no ha sacado buenos dividendos. Aunque el Milán jugó mal, le alcanzó para vencer por 0-2 el 11 de enero. A ello, se sumaron los tropiezos con la Lazio (16 de diciembre, 1-2) y Juventus, que les pasó por encima con un duro 4-0 en Turín. Esa ronda de derrotas quedó completada por otro descalabro ante el Udinese (2-1) y un gris empate sacado del terreno del Brescia, quien rascó dos unidades con el 1-1.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.