El Chelsea venció al Tottenham

La fecha 18 de la Premier League cerró este domingo en Londres. El nuevo White Hart Lane recibió el duelo entre Tottenham y Chelsea. Cuarto y quinto clasificados se enfrentaron en el que fue el primer enfrentamiento de José Mourinho y Frank Lampard en los banquillos. Dentro de este compromiso, los Spurs no pudieron entrar de lleno en el ritmo que planteó el rival y se vieron superados a lo largo de los 90 minutos. Además, Willian se robó la noche con una soberbia actuación que marcó toda la diferencia en el frente ofensivo.

Los límites de los Spurs en el verde

Las imprecisiones de los Lilywhites quedaron marcadas durante todo el partido. De principio a fin, les costó mucho conectar y llevar la pelota arriba con claridad. A su vez, cometieron desatenciones que el Chelsea aprovechó a la perfección desde el inicio. Ya fuese en pelota parada o defendiendo su mitad de campo, su lado derecho (Moura-Sissoko-Aurier-Davinson) volvió a mostrarse como el más débil. Los Blues centraron sus ofensivas en ese sector y consiguieron un tiro de esquina que se cobró en corto y, a pase de Mateo Kovačić terminó con un golazo del ’10’ azul (12′). Minutos después, Harry Kane y Heung-min Son tuvieron dos oportunidades claras que terminaron en la tribuna, mas fue lo único de peligro real en el arranque.

Estas mismas debilidades le impidieron generar peligro y provocaron que sufriera más en la retaguardia. Fue así como llegó el penal cometido por Paulo Gazzaniga, con una entrada imprudente sobre Marcos Alonso al quedar expuesto tras un trazo largo. De nuevo, el extremo brasileño del Chelsea se hizo presente en las papeletas, pero desde los 11 pasos (49′). El final del primer tiempo ya dejaba el trámite del juego casi sentenciado.

El pragmático Chelsea de Lampard

Para el complemento, Lampard comenzó a ceder la iniciativa al rival y volvió aún más directo a sus dirigidos. Aunque los locales consiguieron empujar en los primeros minutos de la segunda parte, todo se les desmoronó debido a su impotencia por ser incapaces de producir ocasiones. Una aparente falta de Antonio Rüdiger sobre el atacante surcoreano terminó con un intento de patada del asiático al germano. Allí, el VAR dictaminó la tarjeta roja y descompensó el plan de Mou, inclinando la balanza hacia el Chelsea. Incluso, al ceder la iniciativa debido a este evento, los de Stamford Bridge no estuvieron incómodos y pudieron llevar el ritmo del cotejo. Sobre el final, el video-arbitraje revisó una posible falta sobre Dele Alli. No obstante, se quedó sin marcarse y los minutos se diluyeron hasta que el resultado final se consumó.

El próximo rival del Chelsea será el Southampton. Los de Lampard parten como grandes favoritos para las casas de apuestas como Codere, que paga -333, mientras el empate paga +425 y el triunfo del visitante, +750.

Pronóstico: Victoria del Chelsea. Haz clic aquí para apostar con William Hill y gozar de su gran bono de bienvenida, y si aún no conoces esta casa de apuestas, aquí encontrarás la reseña.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.