Francia está muy cerca de confirmar su participación en la Euro. La selección francesa deberá sellar su pase a la fase final del torneo cuando enfrente a Moldavia. Los dirigidos por Didier Deschamps tendrán que ir por el liderato de su sector en casa, ya que ocupan la segunda plaza. Para ello, deberán superar a Turquía, quien ya los venció por 2-0 en junio.

Poco brillo y mayor eficiencia en Francia

Les Bleus siguen siendo un equipo bastante sólido. Sin embargo, la derrota en Estambul evidenció cuánto brillo le falta. Si bien no es una escuadra que se desempeñe con mucha estética, los resultados no dejan de llegar mediante un sistema muy bien trabajado por el ex DT de la Juventus. Las bases de mundial conseguido en Rusia 2018 se mantienen en Francia, pero hay nuevas caras en el esquema. Clément Lenglet, Wissam Ben Yedder y los regresos de Corentin Tolisso y Kingsley Coman son las muestras más claras de ello.

No obstante, todo sigue indicando que al equipo le sigue costando trabajo llevar la iniciativa en los partidos. Al finalista de la Euro le viene mucho mejor intercambiar golpes o contraatacar, mas no acumular posesión de pelota. Mucho de esto se debe a su medio campo, que tiene jugadores más físicos que técnicos, más adaptados a correr que a controlar y dominar espacios. Por ello, los encuentros ante Islandia, Turquía y el rival de turno les han costado más trabajo a Francia.

Turquía, a un paso de la Euro

Por su parte, los moldavos sólo han conseguido una victoria (Andorra, 1-0). De hecho, abrió la ronda clasificatoria contra Francia como local, donde cayó 1-4. Esta selección tiene un déficit defensivo de -20 goles (dos a favor, 20 encajados), lo que la vuelve una de las peores de toda la fase de clasificación. El equipo de Alexandru Spiridon ya no tiene posibilidades para llegar a la Euro 2020.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.