Este domingo, el Atlético de Madrid recibirá en el Metropolitano al Espanyol. Dentro de la undécima jornada, ambos equipos necesitarán sacar los tres puntos de la capital española. Tanto Colchoneros como Periquitos deberán salir a buscar la victoria. Pese a estar en circunstancias opuestas, el resultado será importante para irse con tranquilidad al parón de selecciones.

La opaca forma del Atleti

Si bien no han perdido en sus últimos cinco juegos de liga, los rojiblancos tienen que despertar. Cuatro empates y una victoria empañan el desempeño local, donde les ha costado encontrar soluciones. Es así que se ubican cuartos con 21 puntos y, aunque sólo tienen un descalabro en el registro, las victorias son densas. Diego Simeone ha propuesto múltiples modificaciones con base en sus nuevos elementos. Principalmente, el rombo en medio campo ha sido una idea constante con el Cholo; allí, probó ya a Thomas Lemar, Joaquín Correa y Koke. Sin embargo, los del Manzanares no se han asentado aún y sufren durante los partidos. Ello se ha reflejado en Liga de Campeones.

Dentro de la Champions, un partido a tablas con la Juventus y la derrota ante el Leverkusen lo confirman. Esto se ha acentuado sin Joao Félix. El luso salió lesionado del empate a uno contra el Valencia del 19 de octubre. Con su esguince, el joven delantero causará baja por varias semanas. En consecuencia, el volumen ofensivo del Atleti seguirá padeciendo, más aún si no llegan cambios importantes desde la pizarra. Ante eso, es pertinente decir que Héctor Herrera entrenó como parte del equipo titular de cara a este compromiso. Dicha información sugeriría que el mexicano arrancaría el partido.

Pablo Machín para enderezar el camino

Por su parte, los catalanes llegarán urgidos de victoria. El cuadro blanquiazul deberá sumar de a tres para salir de la zona de descenso, ya que es el décimo noveno de la tabla con ocho puntos. Su racha en liga es desastrosa, toda vez que han caído en cuatro de los pasados cinco cotejos. Su única victoria llegó ante el Levante por la mínima.

La llegada de Pablo Machín al banquillo representó esa búsqueda por sacar del agujero al equipo. Se ha encontrado con un equipo que, al 7 de octubre, fecha en que llegó, tenía cinco de 24 unidades posibles. Aunque no ha conseguido resultados de inmediato, se espera que dote de identidad y competitividad a un grupo que viene de hacer una temporada genial bajo el mando de Rubi -ahora en el Betis- y un paupérrimo arranque liguero con David Gallego. No obstante, el 6-0 en Cornellá al Ludogorets por Europa League podría significar un punto de inflexión que, quizá, se verá en Madrid.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.