El Barcelona tendrá un duelo muy interesante en casa ante el Celta. Los culés deberán rectificar el camino en todos los sentidos después de una semana nada positiva. Por ello, el Camp Nou deberá hacerse sentir, ya que el cuadro de Vigo representa siempre un desafío. Ante esto, los blaugranas tendrán que luchar contra muchos obstáculos propios.

Messi sigue siendo la solución mayor

Los dos primeros meses de competencia han dejado claro que el Barça tiene menos certezas que dudas. Las tres derrotas que acumula en liga (Athletic, Granada, Levante) pusieron en evidencia que Ernesto Valverde sigue sin encontrar una base que le permita suplir el detalle que hacía muy efectivo su plan -el pase de Messi a Jordi Alba, quien se ausentará por lesión-.

Además, muchas piezas no están en un nivel óptimo, factor que deja aún más solo al astro rosarino. En concreto, el más señalado ha sido Antoine Griezmann, ya que no termina de encajar en la plantila y no se ve una manera viable para eso. Todos estos elementos abonan a que el equipo ya haya dejado 11 puntos en apenas dos meses. A esto se suma la decepcionante actuación frente al Slavia Praga en Champions League, donde los checos lograron secarlos en la ciudad condal de forma tremenda.

El primer gran reto de Óscar García

Por su parte, los célticos atraviesan un momento complejo. Hace unos días, Fran Escribá se unió a la lista de entrenadores cesados en últimas fechas. Una peligrosa racha de cuatro derrotas consecutivas decantó la situación para que el DT fuese destituido sin lugar a dudas. Dicha seguidilla de descalabros tiene a los celestes en puestos de descenso (décimo octava plaza) con nueve unidades. Fue así como Óscar García Junyent asumió la dirección del equipo. Todo, a partir de ahora, con la misión de salvar un proyecto que tiene una plantilla fenomenal para salir del sótano de la clasificación.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.